Sonia Beltran

ensayo y error de una profesión

Tag: profesional

Pasión artesana

Sin nombreLa artesanía es una constante en nuestro trabajo. Ese saber hacer y ese sello personal que imprimimos a lo que hacemos nos define como profesionales y, a mi, me gusta pensar que hago un trabajo artesanal cuando hago relaciones públicas o cuando alguien me pide consejo.

Por eso me interesó tanto el articulo de Juan Carlos Santos “ Artesanía, lujo y fast-fashion”. Aunque Santos es analista de tendencias y experto en moda, está muy lejos de la frivolidad que siempre se achaca a este mundo.

En el artículo, entre otras cosas, disecciona el concepto artesanía y lo explica en detalle. Lo que me permite verlo con más claridad, pensar en cómo hago mi trabajo, qué clase de artesana soy.

Empieza explicando que la artesanía está ” Asociada, generalmente con la producción manual a pequeña escala, la artesanía se sustenta sobre unos valores más humanos, sotenibles, creativos y respetuosos con la tradición local, configurándose como un campo de experimentación emocional, simbólica y sensorial privilegiado para la exploración de nuevos imaginarios que recuperen la armonía, la autenticidad y la escala humana perdidas con nuestro modelo de desarrollo actual”

Creo que la cita no tiene desperdicio. Pero, aún así, no he podido resistirme a poner negritas. Para destacar todo ese potencial de la artesanía.

tres claves fundamentales de la artesanía:

1. en qué se basa, de dónde surge, cómo se sostiene,” valores más humanos sotenibles, creativos y respetuosos con la tradición local” es decir en las personas y su entorno

2. qué es, cuál es su esencia, por qué existe “campo de experimentación” un entorno propicio para el ensayo/error, para atreverse a hacer cosas que no has hecho nunca, que no has sentido nunca, que nos has visto nunca. Un laboratorio para probar y probar mientras vas descubriendo.

3. para que sirve, por qué es útil “nuevos imaginarios que recuperen la armonía, la autenticidad y la escala humana.”

Todo esto tiene mucho que ver con la Ruta, con cómo surgió, cómo se esta desarrollado y lo que podría ser. Porque tiene mucho que ver con nuestra forma de emprender y de hacer RR.PP. Y cómo queremos seguir haciendo nuestros proyectos.

Las mujeres elegantes no son normales.

mama4 PRUEBA 2Cuando hace unos meses un amigo cumplió  40 años, lo primero que pensé fue: “ya puede ser una mujer elegante” .

Porque solo se puede ser elegante a partir de los cuarenta, antes puedes ser glamurosa, pero no elegante. Eso leí en un libro muy divertido, hace mucho tiempo, y me pareció una afirmación muy acertada. Aunque entonces no veía todas las lecturas que se pueden hacer de ese “ser una mujer  elegante”.

Creo que ser una mujer elegante tiene que ver, un poco, con lo más superficial de la apariencia (que no es que sea superficial, pero eso sería otro post). Y que tiene mucho que ver con la relación construir/descubrir. En la línea de “lo que hicimos con lo que hicieron de nosotros”.

Creo que tiene mucho que ver con cómo vives. Como te mueves y qué cosas te emocionan en ese cambiar el mundo sin conquistar el poder. Construir el mundo tu medida y construirte tú, a tu gusto. Vamos, que tiene mucho que ver con ser un poco hacker (o mucho).

Cuando hace unos días vi la película “Requisitos para ser una persona normal“, me di cuenta de que “ser elegante” es justo lo contrario de “ser normal”.

Ser elegante es vivir felizmente libre, algo realmente difícil, quizá por eso hay tan pocas mujeres elegantes y tanta gente normal.

 

Esquemas y metodologías de trabajo II.

Elementos de mi trabajo como Relaciones Públicas Independiente (que ahora se llama freelance 😉 )

Sobre nuestros modos de trabajar y sus por qué, hace tiempo que tengo una conversación abierta con Laura y Ester. Y más concretamente una conversación formal con Laura sobre cómo hacemos RR.PP. y por qué las hacemos como las hacemos, que tiene como gran objetivo saber contar lo que hacemos y poder contrastarlo.

En la última conversación directa, identificábamos determinados elementos de nuestra realidad profesional. Que puede que nos den la clave, si no de una metodología original, sí de un trabajo artesanal que nos es propio. Nuestro oficio.

  • Cuando trabajamos, siempre hacemos el doble de trabajo, porque hacemos RRPP en paralelo. Por un lado trabajas con tu cliente en sus RR.PP., las de su empresa, las que van a configurar sus modos de relacionarse y de hacer, con sus clientes. Y al mismo tiempo haces tus propias RRPP con ese cliente concreto.
  • Si creamos nuestras empresas para hacer  RR.PP. como queremos, como creemos que  deben hacerse. Entonces, nuestro objetivo número uno es hacer las mejores Relacionas Públicas que seamos capaces de hacer. Esto tendrá como consecuencia, ganar dinero con ello.
  • Trabajar en lo que me apasiona y la manera en que trabaje (valores, ética, objetivos, etc con los que afronto mis pequeñas batallas) me permite construirme como profesional y como persona, y me convierte en un agente generador de riqueza. ¿es este el nuevo paradigma que nos anunciaban en la Facultad pero que no explicaban? Sea lo que sea es así como queremos trabajar, haciendo nuestro trabajo, siendo soberanos, libres y responsables.

El valor de un oficio. Relaciones Públicas

En esencia las RR.PP. son para relacionar a las instituciones con sus públicos, para conseguir el beneficio mutuo (definición PRSA)

Parece que hoy, más que nunca, las relaciones entre instituciones y públicos son más accesibles, más líquidas, y siguen siendo complejas.

Siempre había pensado que esta profesión era muy útil en cualquier contexto, empresa, administración, organizaciones no lucrativas, etc En todas partes es útil el saber hacer de un profesional que aporta una visión estratégica a las relaciones, que define y/o aconseja en la definición de objetivos o transversalidad de acciones.

Pero creo que esa utilidad es cada vez más evidente. Porque cada vez estamos menos aislados. Pero más, no implica mejor. Que cada vez haya más conexiones no nos libra de hacer el esfuerzo de rentabilizarlas.

Los vínculos se establecen de las formas más diversas y ahora hay más oportunidades, más medios, para ello. Pero es imprescindible saber qué hacer con ellos. Fortalecer una relación ejerciendo un rol u otro. Abrir una conversación o dar un rodeo.

Del mismo modo, la dirección de la comunicación, la bidireccionalidad en la que tanto se insisten en las RRPP de calidad, es más posible ahora, pero no más fácil. Hay que estar dispuestos a saber más de ese público que antes parecía una masa y ahora nos habla de tu a tu.

El reto para los profesionales es hacer valer ese oficio. No basta decir que las Relaciones Públicas son importantes y necesarias, hay que saber explicar por qué, hay que dar razones, convencer con argumentos, seducir.

Carrera, profesión, oficio (I)

O lo que se supone que puedes hacer cuando te licencias.

Oficialmente si te licencias en Historia (ahora si te gradúas) puedes ser Gestor Cultural y del Patrimonio. En concreto, en la web de la Universidad dónde yo me licencié, en la descripción de perfiles profesionales del Grado en Historia  dice que:

Perfiles profesionales consolidados:
4. La gestión del patrimonio histórico y cultural (comunicación, difusión, valoración e interpretación).”

Y continúa con una larga lista de profesiones, consolidadas o vinculadas, que por momentos parece repetitiva, pero que tiene sus matices y no dejan de ser oficios a desarrollar en el ámbito de ese amplio mundo de la gestión cultural.

Pero la Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales indica, en los méritos recomendados para el puesto de “Gestor Cultural. Técnico Medio de Cultura” en la función pública (que puede tenerse en cuanta para el sector privado); que debe tenerse el  título de Master.

Y lo entiendo, porque en ese mismo documento dónde especifica las funciones y competencias y describe el perfil profesional:

Es el profesional que diseña, planifica y ejecuta el proyecto de intervención a través del adecuado programa cultural. Controlan los equipamientos, infraestructuras y espacios culturales, ya sean específicos o polivalentes, basándose en técnicas específicas de difusión, creación, formación y fidelización de usuarios y públicos. Bajo su responsabilidad, dependencia y cargo se encuentran: “Técnicos Auxiliares de Servicios Culturales”, “Auxiliares de Cultura”. Elevan informes de resultados de su labor profesional y actividad cotidiana a los “Técnicos Superiores en Gestión Cultural”.

Y a mi me parece evidente que en esa labor de planificación, difusión, … de gestión de las relaciones, en términos generales, con los usuarios y con el equipo interno, hay muchos matices, muchos caminos, muchas responsabilidades. Y pocas o ninguna se enseñan en las facultades de Historia. El aprendizaje de esas técnicas específicas se obtiene (en mi caso) en la disciplina de Relaciones Públicas. Que es mucho más que la suma de algunas técnicas del periodismo, el marketing o la publicidad.

Sé que parece una defensa corporativista, y en parte lo es, porque para eso soy Relaciones Públicas. Pero es que las Relaciones Públicas dan nombre, métodos y técnicas a muchos, muchísimos, hechos y acciones que se dan en el desarrollo de una labor de gestión en general y de relación en particular.

Porque al final (y al principio) lo que importa son las relaciones. Relaciones entre Instituciones o entre instituciones y personas. Que son al fin y al cabo relaciones entre personas.

El papel de las Relaciones Públicas en la Gestión Cultural es una  “asignatura” de muchos créditos en mi MasterDIWO.

Pero, además, desde que empecé a diseñar mi Master DIWO tengo en mente hacer una “Tabla de correspondencias” entre materias impartidas en la licenciatura de Historia, las responsabilidades de un Gestor Cultural. Y/o una Tabla de correspondencias entre materias de Lic en RR.PP y Master Gestión Cultural-Patrimonio. Por dos motivos básicamente:

    •  Un objetivo claramente “personal” y de autoafirmación.
      D
      emostrarme a mi misma que tengo los conocimiento técnicos requeridos para el ejercicio de la profesión de Gestor Cultural. En concreto, de Técnico Medio (según la … de la Asociación Nacional de GC). Y por tanto no necesito invertir mas dinero, ni un año académico en exclusiva, a adquirir una formación que ya poseo. Y esto porque desde que empecé a estudiar Relaciones Públicas tuve claro que junto a mis estudios de Historia estaba haciendo mi propia carrera hacia la profesión.
    • Exponer como la excesiva rigurosidad en la estandarización del proceso formativo para ejercer ciertas profesiones, puede llegar a bloquear el acceso a las mismas.

desarrollo local, pymes y creatividad. Notas I.

Esto solo son notas para un dialogo que debe ayudar a crear un discurso sobre desarrollo local. Discurso que será “defendido” en junio, en un foro de especialistas.

Y estas notas son un intento definir el desarrollo local desde las intuiciones y muy pocas lecturas. Por eso son solo notas, por eso son las primeras.

Las comparto, así, en bruto, para verlas desde otra perspectiva. Porque quiero encontrar los enlaces a, o poner las bases de, la relación entre la creatividad, la ciudad y los ciudadanos; los ciudadanos que generan riqueza a través de sus empresas y de sus actividades.

Desarrollo Local, no territorial, estaría hablando de lo pequeño frente a lo grande. La Micro-pyme vs Multinacional; esta diferenciación no viene dada por su ubicación física y su alcance, si no por sus planteamientos y estrategias de actuación.

La multinacional, en sus políticas de producción, de empleo , de crecimiento, … van dirigidas a explotar recursos y enriquecerse, a acaparar; aunque eso genere escasez.

Las pequeñas empresas, como las actividades tradicionales, estén donde estén, actúan y piensan desde el aprovechamiento de recursos a su alcance para asegurar la viabilidad y la sostenibilidad de esos recursos, de sí mismas y de su entorno/contexto (y generar abundancia?)

Ej.: la sede de una gran Multinacional localizada en un pueblo, crea puestos de trabajo en ese pueblo pero no genera riqueza/abundancia en ese territorio, porque no favorece la diversidad, no valora las potencialidades y las fomenta, no es flexible al cambio, … no es creativa.

El DL como facilitador o resultado de la creatividad del contexto. Un contexto creativo: es fluido (productivo y facilitador); es flexible (diverso y adaptable); es elaborativo (capaz de crear, generar, …elaborar), es original; es sensible a la realidad, tolerante a la ambigüedad, encentrado y comunicativo

Instituciones abiertas, plazas y balcones.

Hace unos días hablaba con mis colegas sobre un proyecto que está dando sus últimos coletazos y que va precisamente de eso, de hacer una institución más abierta. Y al tiempo enlazábamos con las reflexiones que nos está suscitando otro proyecto sobre el uso de la tecnología para dialogar, narrar, construir.

El diálogo entre colegas venía a concluir que ser abiertos no es sólo tener los medios para serlo, y hacer como que eres abierto. Si no ser conscientes de qué es apertura y qué implica que una institución sea abierta.

Mi conclusión, y mi auto-explicación como si tuviera cinco años, que es algo que hago con frecuencia para simplificar las complejidades de la vida adulta; era una metáfora de foros, plazas y discursos desde el balcón.

Lo que muchas instituciones (y muchos profesionales que las dirigen) hacen para declararse abiertas es usar la red para su comunicación, como quien hace un discurso desde el balcón de su casa. Lanzas la información que quieres que otros tengan sobre ti y ya está. Si alguien quiere replicarte tiene que lanzar sus propios gritos desde la calle y esperar, a veces eternamente, una respuesta. Por tanto, el dialogo es imposible.

Y al mismo tiempo otras instituciones arengan a sus públicos desde sus propios balcones. Generando en la calle una algarabía considerable, luchando por la atención de los oyentes. Oyentes pasivos que acaban comentando con los que tienen al lado, sus iguales. Y construyendo así su propia conversación.

Lo que yo entiendo es que si decimos que nuestra institución es abierta, debemos saber que vamos a hablar desde el balcón de nuestra casa. Pero, y esta es la diferencia, la puerta de la entrada está abierta y alguien puede entrar, subir a ese balcón y solicitar nuestra atención para hablar de tu a tu con nosotros.

Y si tienes la puerta abierta es para que entren, es decir tienes que invitarlos y convencerlos de que lo hagan. Y una vez convencido deberás ser un buen anfitrión. Y,  ojo, un anfitrión no es un simple maestro de ceremonias (aunque en ocasiones lo haga), un anfitrión es responsable del bienestar de sus invitados (como dice el protocolo) y lo es porque antes o después establece un vínculo con esos invitados.

Los foros digitales, como los reales, están para pasar por allí en busca de alguien para una conversación rápida (pregunta-respuesta). En el foro (espacio real, abierto) se toma contacto. Si lo que queremos es trabajar, entramos al taller, nos sentamos y construimos juntos.

Dime con quien andas

Nunca se me han dado bien los idiomas (o al menos nunca se me ha dado bien estudiar-aprender idiomas en la forma que me los han enseñado) y sin embargo no dejo de aprender-incorporar lenguajes.

La vida es un constante aprendizaje de lenguajes, de hablas, ya que cada nuevo entorno  exige de nosotros la creación, co-creación o incorporación una lengua propia de ese entorno.

Al llegar a un nuevo grupo, antes de convertirse en comunidad, empezamos usando una lengua estandar que todos creemos usar igual. Y luego surgen lo giros que solo entendemos nosotros, los significados concretos.

En esa construcción estoy ahora, con eGruyere, con Master DIWO y con los proyectos que surgen con otros miembros de esta red. Y desde hace un tiempo me veo constantemente acudiendo a la Inianopedia, a El Correo de la Indias,  para saber si estoy interpretando correctamente a mis colegas de trabajo.

También hemos acuñado algunas expresiones propias y seguiremos haciéndolo, especialmente a partir de las diferentes lenguas maternas y sus/nuestras diferentes comunidades de habla.

El gran referente sin duda, para entender a mis compañeros son sus blogs y , por tanto, sus enlaces y comentarios. Porque es en la conversación dónde surgen las expresiones propias, es en el uso de la lengua dónde esta se hace propia. Y creo que, en el uso dialogado se hace comunidad. Puesto que no solo se usa la lengua de la misma manera si no que se compartes conceptos, realidades, futuros deseables, …

Hablábamos de esto hace unos días, Ester, Laura y yo en una cafetería, entre una reunión de trabajo y otra. Y era algo que desde hacía tiempo me rondaba la cabeza. Y que estos días se ha vuelto más insistente, o evidente, por la necesidad de aclarar, de decirnos a nosotros mismos que sí estamos hablando el mismo lenguaje.

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén

Abrir la barra de herramientas