Sonia Beltran

ensayo y error de una profesión

Tag: comunicación cultural (Page 1 of 2)

Cultural, estrategia y gestión

Un plan estratégico para la Cultura es, inevitablemente, una apuesta por una estrategia de Desarrollo Local.

Inevitable, porque de lo contrario, de estar separadas, inconexas, ambas estrategias, en el fondo, y muchas veces en la forma, no tendrán sentido. Y ya se que el Desarrollo Local es más que la suma de todos los sectores locales y tiene muchas variables. Pero hablando de cultura y en local, las acciones y actividades culturales van ligadas, directamente, a la vida de la gente. A su ocio, a su percepción del valor de la localidad, a su formación y al tiempo que dedican a trabajar para las asociaciones a las que pertenecen.

Están ligadas, también, a través de la economía local, a  las empresas culturales y a las empresas mecenas. Y están, finalmente, ligadas a la vida de la gente por el relato de la ciudad.

Si el DL es una estrategia de estrategias. El plan estratégico para la Cultura es pues un medio y un objetivo.

Por mi experiencia (y mi observación) en proyectos de comunicación cultural, turística y emprendimiento, y las muchas conversaciones asociadas a esos proyectos;  me interesan especialmente las estrategias que apuestan por “un potencial del territorio”.

Porque así están ligadas a la realidad y son las personas implicadas las que van construyendo y optando por los objetivos de ese potencial: que se mantenga cierta característica, que crezca, que se amplíe, que evolucione, ….

(Todo esto venia porque quería organizar mis conocimientos sobre la estrategia de comunicación cultural como servicio de gestión cultural. Pero tendrá que ser en otro post)

Estrategias y archivos. Dilemas

Sin duda los grandes desconocidos en la cultura local son los Archivos. Creo que los Archivos Históricos más que los Administrativos, pero, en cualquier caso, grandes desconocidos.

¿qué son? ¿para qué sirven? ¿por qué existen? son preguntas que me han hecho cuando he comentado que estaba investigando en el archivo local. Y no son cuestiones fáciles de responder. Quizás por eso no puede resistirme a asistir a las I Jornadas sobre fondos documentales locales

cuestión de imagen.

Detecto que el primer problema con el que se topan los Archivos (además del consabido “falta de recursos” para la conservación y otras acciones) es la falta de imagen.

Dedicar un motón de dinero a un edificio nuevo para un archivo y bien diseñado para trabajar y para albergar todo lo que contiene y contendrá. Parece no ser útil, solo dará una primera foto el día de la inauguración.

Mientras que un teatro o una sala de exposiciones da más juego. Parece que se les puede sacar más partido. Parece que damos por sentado que una vez inaugurado formará parte de la vida de la gente, así, sin más. Como si no costara dinero y trabajo (y una estrategia) llenar de sentido y vida los edificios destinados a la cultura.

Los archivos, los teatros, las salas de exposiciones y otras instituciones culturales tiene siempre un halo de superioridad para el común de los mortales, porque son instituciones culturales. Y, sin embargo, la producción cultural y sobretodo la inversión en conservación es la más menospreciada (por no decir despreciada). Quizás por eso su imagen pública y su comunicación es difícil de gestionar. Quizás seguro, la clave está en la estrategia, en tenerla, claro. La clave es diseñar una estartégia institucional desarrollada en acciones con sentido (y con recursos para su ejecución).

Clientes, objetivos y otros dilemas.

Antes de definir la estrategia de comunicación hay que definir la estrategia de la institución. Y tener claro los objetivos y el público al que te diriges.

Escucho un comentario de un/a Técnico/a de Archivo

rrss ¿para qué? ¿para promocionar un evento? pues bien, pero mi trabajo es atender a la Administración, a los usuarios, gestionar el archivo y la biblioteca, y al final hacer actividades culturales.

Y me pregunto ¿quién tiene un lío con los objetivos, los clientes y la presencia en redes sociales, la Institución o el Técnico?

Si yo fuera responsable de una institución me plantearía: ¿qué estrategia debo seguir para hacer bien mi trabajo y cumplir mis objetivos? ¿que herramientas necesito para hacer bien mi trabajo? sabiendo que mi trabajo es … conservar, atender, investigar, divulgar, tener imagen pública, organizar actividades, crear conocimiento… Ante semejante avalancha de objetivos, priorizar se hace imprescindible.

Y si mi prioridad es atender a la administración antes que dar los buenos días en fb, habrá que asumirlo. Y si lo que quiero es poner en valor el trabajo del Archivo y ganar oportunidades de relacionarme con colaboradores y mecenas, puede que dar los buenos días en fb no sea la estrategia adecuada.

De hecho, todo esto, y mucho más, es lo que pregunto. Y a lo largo de una consultoría de RR.PP. se plantean muchos retos, porque no es fácil pensarse a uno mismo, pero resulta una aventura emocionante. Sobretodo cuando va camino de convertirse en la base para un relato interesante

 

 

 

 

Recuperar una tradición. Debate

A raíz de la charla sobre las fiestas de invierno, se genros uninteresante debate sobre la recuperación y conservación de las tradiciones. Especialemnte de la fiestas tradicionales.

Andreu nos planteó, al público, la cuestión de qué papel jugamos. Como individuos, como colectivos, como políticos.

Cuando intento responder me planteo que, en realidad, la primera pregunta es porqué recuperar una tradición. Los valores que transmite y qué significa para nosotros ¿por quñe tiene valor? Nos hay que llegar al final del discurso de respuest  para empezar a preguntarnos cómo la recuperamos

¿cuáles de sos valores queremos? y ¿qué hacemos con aquellos valores que ya no nos valen?

Cuando no tenemos todos los datos.

No podemos inventar o ¿sí?

 

 

En torno al matrimonio (II)

Uno de los subproyectos que más me llamaron la atención del Proyecto Sinergya, fue el que se interesara por el noviazgo y la boda, estudiado a través de los documentos. Courting and Wedding Rituals in Swiss Ego-documents and Reports (1770-1870) . Me hacía plantearme la cuestión de si, a través de la consulta de las cartas matrimoniales acabaría descubriendo algo más. Algo sobre las vidas de las personas que se casaban y sus familias.

Lo que me interesó

tumblr_nuv84glaDr1ufc5joo1_500“Centrado en el espacio social y en las relaciones sociales como aspectos decisivos en el cortejo y en la boda.” El hecho de que el aspecto social del noviazgo y la boda abarca tanto el ¿quién se casa con quién?  como el ¿dónde tiene lugar el noviazgo y la boda? qué tiempos y qué espacios sirven de marco a estos procesos. Y las relaciones se refieren necesariamente a un ¿Quienes están implicados y cómo? Quienes toman las decisiones referentes a ese emparejamiento, noviazgo y boda. Quienes se convierten en testigos de estos acontecimientos y procesos.

Y ¿cómo ocurre todo ese proceso?  cada uno de los momentos que lo componen. Tanto los rituales formales del compromiso o la boda (acuerdos familiares, redacción de documentos, celebraciones religiosas, …), como las relaciones personales que se establecen y desarrollan.

Esto nos habla de espacios públicos y privados; de moralidad, de usos y costumbres sociales; de tiempo dedicado al trabajo, al ocio y a la religión; de  roles de genero, de edad y de estado.

Porque el noviazgo y la boda son momentos y relaciones que marcan la vida de las personas. Una combinación de intimidad y actos sociales, con repercusiones personales y económicas.

 

¿Cómo responder?

El proyecto de la Universidad de Berna, aunque reconoce que habrá más datos de las élites urbanas, prevé que se podrán abarcar varias esferas sociales y los entornos rural y urbano. Les envidio, ya que teniendo en cuenta que la mayoría de los documentos que reviso no están firmados por ninguno de los implicados, “porque dixo no saber”. Por tanto, no habrá cartas o diarios personales que nos descubran el lado humano de todo esto. De modo que la esfera social de los labradores y artesanos del área rural del medio Vinalopó, quedará documentada a medias.

Los documentos oficiales nos hablan poco de este proceso del noviazgo y de la boda. Las fórmulas utilizadas indican que son los padres o tutores los que tratan el matrimonio de lo hijos ” tenemos tratado que X case en paz y bendición de la Santa Madre Iglesia con Y”. Pero los contrayentes, ¿qué papel juegan en esa decisión? Hasta que punto son meras fórmulas y en qué casos, nunca lo sabré.

En algunas cartas dotales vemos que es la propia mujer que se casa, la que constituye su dote, en lugar de sus padres ¿podemos pensar que si es “autónoma” para esto, lo es también para elegir marido? ¿y para negociar la cuantía de su dote?

La dote que podemos analizar nos habla de la capacidad económica de las familias, del interés por vestir y equipar una casa o por vestirse a una misma o por aportar bienes raíces. Pero ¿cómo y porque se toman esas decisiones?

 

Reflexiones

Las historias personales nunca se conocen. Pero hacerme estas preguntas me muestra el lado humano de la Historia, le añade realidad y evita que la Historia sea una pieza de museo aislada en su vitrina sin nada que decir.

Me recuerda que se trata de personas viviendo situaciones concretas. Y eso me despierta el espíritu crítico sobre la moral, las tradiciones, los roles y mil cosas más. Y por extensión me recuerdo para qué sirve estudiar Historia.

Al mismo tiempo, es fascinante que los documentos que consulto en el Archivo  sean un enlace directo con aquellas bodas, con aquellas personas que estaban presentes cuando se redactaron y a las que afectaron  directamente.

Lo mas parecido a una maquina del tiempo, ellas y ellos estuvieron delante de ese papel como lo estoy yo trecientos años después.

abril y mayo

Dos meses sin publicar son muchos meses, incluso para mí, más ahora que creía haber encontrado la fórmula para no abandonar durante semanas el blog.

Este post es para demostrarme que han sido dos meses de los más productivo.

Una base de datos

relacionesBD_1Que ha costado mucho de definir, en parte por la falta de tiempo para reuniones de equipo. Mi hermana es la experta en bases de datos, estamos conversando sobre esto desde el verano pasado, pero es difícil encontrar varias horas seguidas para dedicarle. Pero la conversación es interesante, las preguntas que me hace me ayudan a orientar la investigación y todo el proceso está dando para un post.

Por supuesto aún habrá que pulir a lo largo de la investigación.

Lo malo es que no acaba de salir todo lo bien que a mi hermana le gustaría, la transición de Acces a LibreOfficeBase parece que no es tan fácil como esperaba.

OuiShare fest 2015

EconomiaRed_2Toda una experiencia. Un festival de charlas, talleres, mesas redondas y entrevistas. No pudimos asistir a todas las que nos hubiera gustado, pero nos encantó la idea de los resúmenes ilustrados.

Lo que nos traemos es la conversación, la certeza de que estamos al principio y de que todo puede ser. Por lo que, seguramente no triunfará una sola forma de hacer economía colaborativa. Los principios es lo que tienen.

El alojamiento en una genuina casa francesa a través de Airbnb, Anne fue una anfitriona encantadora.

Y preparar este viaje me obligó también a repensar mi empresa, mis trabajos (sobretodo los últimos) y mis líneas a seguir. Todo eso no ha visto la luz, pero me ha tenido ocupada.

Rediseñar y aprender

GMás bien ha habido que empezar de cero, dejarme guiar por expertos y apostar por una intuición que me rondaba desde hacía tiempo.  Transformar una tienda tradicional de artículos para el baile y la indumentaria regional en una tienda on-line de complementos de moda tradicionales. Esto me ha quitado el sueño desde hace mucho y me lo sigue quitando de vez en cuando, pero cada vez menos.

Las pautas del programa despegue para Pymes de Rebeldes on-line y el curso Textos que venden de Laura Ribas; han sido clave.

Y estos últimos meses han sido intensos, en reflexiones y tareas. Y sigue en aumento.

Lo ball del Rey Paixaro. Novelda 1587

Publicada en el blog del gup de danses: la transcripción del “Procés criminal del Procurado de la Ilustrisima Senyoria de la Vila de Novelda contra lo magnific Alonso Dias. Per Governació de la vila” ; fechado el 6 de enero de 1587 descubrimos una tradición de época moderna, que seguro venía de antiguo y no sabemos en que momento se perdió. A ver si la recuperamos para 2016.

Queda leer con detenimiento el artículo de Biel Sansano y pasar algunas horas en el Archivo

Costura

costuraUna recién descubierta forma de relajarme, coser a máquina. Estos dos meses me han dado para hacer una camisa y empezar con una falda. Todo del siglo XVII.

 

 

Casa y familia en el s.XVIII a través de los archivos. Proyecto Sinergia

homogeneous ‘nuclear family’ will be revised in the light of new evidence and with new historical approaches, namely: material culture, social space, knowledge, as well as communication and  motion.

 

understanding of the socio-cultural micro-space of house and family, it is not enough to concentrate on the domestic sphere alone. It is essential to consider the interactions between the members of the households and families and their changing social and cultural environments, as has been recently underlined in the concept of ‘the open house’ (J. Eibach).

Con respecto a los métodos de investigación y de creación de conocimiento

To create a synergetic surplus of applied methods, the proposed project will foster a set of classical and new methods, especially quantitative analysis of medium-term developments and qualitative thick description, thus combining the investigation of serial records and ego-documents.

Típico o histórico ¿hay que elegir?

Más reflexiones con respecto a los trajes típicos, regionales y demás indumentarias.

Para la inmensa mayoría de la gente es típico aquel traje que identifica a una comunidad (ya sea un pueblo o una región entera) y esa inmensa mayoría suele pensar que es típico porque en algún momento del pasado todas las personas de esa comunidad lo usaban en su vida diaria. Pero no necesariamente es así, el traje tradicional es

“invención del siglo XVIII que se entiende en el contexto del nacionalismo o en la definición de la identidad nacional de los pueblos, que trataba de averiguar los orígenes de la nación y encontró en las clases populares rurales la autenticidad nacional, lo que se convertiría en el arranque del folklore” (Puerta, R. 2006 : 275)

Y, sin embargo, ante una determina indumentaria, hay quien la identifica como propia, aunque no responda a ninguna época de su historia. Pero de alguna manera saben que representa al tipo, sea el tipo “valenciano”, el “fallero”, el “alicantino”, el “foguerer”, el “murciano”, el “huertano”, … (y así hasta el infinito)

El traje histórico es como dice Lliceras, aquel con el que se puede viajar en el tiempo a otra época y no llamar la atención.

Típico, para qué.

El traje típico cumple una función social muy clara, de hecho cumple dos. La primera la de representar a una comunidad, que ha construido o construye constantemente un imaginario para mostrar su identidad colectiva. Fiestas y ceremonias, lo correcto y lo incorrecto, lo autentico, … De alguna manera se convierte en un traje ceremonial:  en los actos en los que se celebra X, los participantes, los celebrantes, se visten con Y.

Y la segunda, la que cumple toda indumentaria, la que cumple la moda; reflejar el imaginario social de cada época. Ya que el traje típico está construido sobre el imaginario del momento, aun cuando busca inspiración en el pasado. A lo que hay que añadir, que a pesar de la uniformidad que buscan estos trajes típicos, los individuos suelen imprimir a la indumentaria sus propios gustos. Porque, una vez más, estamos hablando de vestido y con esto el ser humano no solo se cubre y se protege, si no que también crea una identidad. Y esta identidad social “marca nuestra relación con los demás (…) cuentan como somos o pretendemos ser“.

Por tanto la decisión de si hay (o creamos) el traje con el que nos vestimos de valencianos, de alicantinos, o de lo que sea, no es una frivolidad.

Novelda 2011

Ofrenda de frutos. Fiestas Patronales, Novelda 2011

El hecho de querer tener un traje para celebrar y demostrar que somos de un territorio, puede ser muy espinoso. Porque no se trata de la recreación de un hecho histórico, con mayor o menor rigurosidad, como puede ocurrir en Gettysburg o como pretenden las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy. Es, simplemente, celebrar que somos de aquí.

Decidir si ese traje responde a una reproducción, lo más fidedigna posible, de una época concreta o es una construcción ad hoc, es también una cuestión controvertida. Por que, ¿a qué época nos vamos a remontar para sentirnos auténticos? ¿cómo de rigurosos y exigentes vamos a ser con las recreaciones?

Típico, cómo.

En esta línea, pero siendo historicistas, la elección del siglo XVIII como época en la que fijarnos, es una tradición. Tradición heredada de los trajes típicos.

El siglo XVIII como inspiración principal para los trajes, pero con innumerables piezas del XIX, e incluso del sXX.

De alguna manera estaríamos manteniendo viva esa idea de “autenticidad” y folklore, de que la industrialización acabará con todo lo autentico, la idea de que las clases populares conservan la esencia de lo autentico.

Y si decidimos crear ese traje típico desde cero. Un traje para celebrar y no para reconstruir ¿a partir de qué criterios lo vamos a hacer?¿es imprescindible la historia? Llegados a este punto sería interesante poder responder al cómo y al por qué de nuestro traje típico.

Sea quien sea la persona (física o jurídica) que tome la decisión debe poder responder. Al cómo ha de ser, para que sea considerado representativo de nuestra comunidad. Y al por qué de esta decisión, y de cada uno de los elementos (por qué camisa y no jubón, por qué negro, por qué ese largo de la falda y no más corto o más largo)

Y en ambos casos se refuerza la idea de lo autóctono como diferenciador, aún entre localidades separadas por pocos kilómetros ¿El termino municipal como mapa del mundo?

 

En cualquier caso queda mucho por aprender de la Historia y de nuestras historias. Mucha difusión que hacer. Antes, durante y después de la construcción de todo esto.

 

Una nit folk.

Reflexiones y auto-crítica sobre cuestiones que parecen personales, pero que tienen mucho que ver con mi oficio en construcción.

Cada año, desde hace siete, se organiza en Novelda la Nit Folk. Una iniciativa popular de gente que quieren vivir su herencia cultural. Creo que no es un intento agónico de no dejar morir una tradición, si no que se mantiene porque realmente está viva.

Sin embargo, a pesar de nuestro discurso, me parece más bien una reunión de amigos, que por ser en la calle está abierta al público, y que casualmente se hace todos los años en la sima calle. Lo que quiero decir con esto, es que los organizadores no están (no estamos) en contacto con los vecinos del barrio, por ejemplo. Mientras que nos esforzamos por invitar y alternar con los bailadores de que vienen de lejos. Que no es que esté mal, es que me parece que nos convertimos en anfitriones en casa ajena. Porque al fin y al cabo, no volvemos a pisar esa placita hasta el año siguiente.

Es decir que no se crean vínculos con el entorno de la fiesta.

Los vecinos y la Administración solo nos soportan, con mejor o peor ánimo, pero esta fiesta no forma parte de ellos, no está dentro de “un plan mayor”, ni para ellos ni, puede que tampoco, para nosotros. No es un hito en una ruta para conseguir un objetivo claro, o muchos objetivos.

En fin, que ni unos ni otros trabajamos con. Y, ni unos ni otros somos consciente de que no hay un interlocutor, ni una riqueza a generar-obtener. Nosotros, los organizadores, no nos hemos parado a pensarlo más allá de esa verbena de final del verano, que nos puede poner en el calendario de Aplecs. Y si lo hemos pensado, desde luego no nos hemos parado a comentarlo; con lo cual no ha habido cambios.

Los vecinos, no me consta que estén organizados, ni formal ni informalmente, para activar ese entorno. La Administración nunca a planteado un plan concreto para la revitalización de la zona, si tiene alguna idea o propuesta interesante, nunca se ha materializado, ni anunciado, ni planteado públicamente.

Me gustaría, que como propósito para el nuevo año deberíamos presentarnos como interlocutores ante el barrio, pero la primera duda, es ante quién, ante qué vecino/s. Y presentarnos con un discurso atractivo, incluso son una propuesta de colaboración, justificada en unos objetivos atractivos.

Proyecto cultural de iniciativa privada.

Como proposito empresarial y profesional para el nuevo año ¿debería ser capaz de diseñar un proyecto cultural de iniciativa privada? Pues, sí.

Mis dos pasiones (Historia y Comunicación) se acercan cada vez más gracias a diferentes experiencias y experimentos. Y ese acercamiento, tiene que empezar a dar frutos. tiene que llevarme a hacer posible esa especialización, tan ansiada en otros tiempos: Enclau como empresa comunicación cultural.

La clave para ir diseñando los proyectos en los que quiere trabajar, está en salir del bucle de pensar en el proyecto (idea, públicos, posibilidades), que hablaba con Ester y Laura, para centrar las acciones y los pasos a dar. Para convertirlo en una línea de negocio y no en una acción de ong.

Y todo eso sin olvidar que no queremos convertirnos en organizadores de ferias y festivales.

Continuará

Carrera, profesión, oficio (I)

O lo que se supone que puedes hacer cuando te licencias.

Oficialmente si te licencias en Historia (ahora si te gradúas) puedes ser Gestor Cultural y del Patrimonio. En concreto, en la web de la Universidad dónde yo me licencié, en la descripción de perfiles profesionales del Grado en Historia  dice que:

Perfiles profesionales consolidados:
4. La gestión del patrimonio histórico y cultural (comunicación, difusión, valoración e interpretación).”

Y continúa con una larga lista de profesiones, consolidadas o vinculadas, que por momentos parece repetitiva, pero que tiene sus matices y no dejan de ser oficios a desarrollar en el ámbito de ese amplio mundo de la gestión cultural.

Pero la Federación Estatal de Asociaciones de Gestores Culturales indica, en los méritos recomendados para el puesto de “Gestor Cultural. Técnico Medio de Cultura” en la función pública (que puede tenerse en cuanta para el sector privado); que debe tenerse el  título de Master.

Y lo entiendo, porque en ese mismo documento dónde especifica las funciones y competencias y describe el perfil profesional:

Es el profesional que diseña, planifica y ejecuta el proyecto de intervención a través del adecuado programa cultural. Controlan los equipamientos, infraestructuras y espacios culturales, ya sean específicos o polivalentes, basándose en técnicas específicas de difusión, creación, formación y fidelización de usuarios y públicos. Bajo su responsabilidad, dependencia y cargo se encuentran: “Técnicos Auxiliares de Servicios Culturales”, “Auxiliares de Cultura”. Elevan informes de resultados de su labor profesional y actividad cotidiana a los “Técnicos Superiores en Gestión Cultural”.

Y a mi me parece evidente que en esa labor de planificación, difusión, … de gestión de las relaciones, en términos generales, con los usuarios y con el equipo interno, hay muchos matices, muchos caminos, muchas responsabilidades. Y pocas o ninguna se enseñan en las facultades de Historia. El aprendizaje de esas técnicas específicas se obtiene (en mi caso) en la disciplina de Relaciones Públicas. Que es mucho más que la suma de algunas técnicas del periodismo, el marketing o la publicidad.

Sé que parece una defensa corporativista, y en parte lo es, porque para eso soy Relaciones Públicas. Pero es que las Relaciones Públicas dan nombre, métodos y técnicas a muchos, muchísimos, hechos y acciones que se dan en el desarrollo de una labor de gestión en general y de relación en particular.

Porque al final (y al principio) lo que importa son las relaciones. Relaciones entre Instituciones o entre instituciones y personas. Que son al fin y al cabo relaciones entre personas.

El papel de las Relaciones Públicas en la Gestión Cultural es una  “asignatura” de muchos créditos en mi MasterDIWO.

Pero, además, desde que empecé a diseñar mi Master DIWO tengo en mente hacer una “Tabla de correspondencias” entre materias impartidas en la licenciatura de Historia, las responsabilidades de un Gestor Cultural. Y/o una Tabla de correspondencias entre materias de Lic en RR.PP y Master Gestión Cultural-Patrimonio. Por dos motivos básicamente:

    •  Un objetivo claramente “personal” y de autoafirmación.
      D
      emostrarme a mi misma que tengo los conocimiento técnicos requeridos para el ejercicio de la profesión de Gestor Cultural. En concreto, de Técnico Medio (según la … de la Asociación Nacional de GC). Y por tanto no necesito invertir mas dinero, ni un año académico en exclusiva, a adquirir una formación que ya poseo. Y esto porque desde que empecé a estudiar Relaciones Públicas tuve claro que junto a mis estudios de Historia estaba haciendo mi propia carrera hacia la profesión.
    • Exponer como la excesiva rigurosidad en la estandarización del proceso formativo para ejercer ciertas profesiones, puede llegar a bloquear el acceso a las mismas.

Instituciones abiertas, plazas y balcones.

Hace unos días hablaba con mis colegas sobre un proyecto que está dando sus últimos coletazos y que va precisamente de eso, de hacer una institución más abierta. Y al tiempo enlazábamos con las reflexiones que nos está suscitando otro proyecto sobre el uso de la tecnología para dialogar, narrar, construir.

El diálogo entre colegas venía a concluir que ser abiertos no es sólo tener los medios para serlo, y hacer como que eres abierto. Si no ser conscientes de qué es apertura y qué implica que una institución sea abierta.

Mi conclusión, y mi auto-explicación como si tuviera cinco años, que es algo que hago con frecuencia para simplificar las complejidades de la vida adulta; era una metáfora de foros, plazas y discursos desde el balcón.

Lo que muchas instituciones (y muchos profesionales que las dirigen) hacen para declararse abiertas es usar la red para su comunicación, como quien hace un discurso desde el balcón de su casa. Lanzas la información que quieres que otros tengan sobre ti y ya está. Si alguien quiere replicarte tiene que lanzar sus propios gritos desde la calle y esperar, a veces eternamente, una respuesta. Por tanto, el dialogo es imposible.

Y al mismo tiempo otras instituciones arengan a sus públicos desde sus propios balcones. Generando en la calle una algarabía considerable, luchando por la atención de los oyentes. Oyentes pasivos que acaban comentando con los que tienen al lado, sus iguales. Y construyendo así su propia conversación.

Lo que yo entiendo es que si decimos que nuestra institución es abierta, debemos saber que vamos a hablar desde el balcón de nuestra casa. Pero, y esta es la diferencia, la puerta de la entrada está abierta y alguien puede entrar, subir a ese balcón y solicitar nuestra atención para hablar de tu a tu con nosotros.

Y si tienes la puerta abierta es para que entren, es decir tienes que invitarlos y convencerlos de que lo hagan. Y una vez convencido deberás ser un buen anfitrión. Y,  ojo, un anfitrión no es un simple maestro de ceremonias (aunque en ocasiones lo haga), un anfitrión es responsable del bienestar de sus invitados (como dice el protocolo) y lo es porque antes o después establece un vínculo con esos invitados.

Los foros digitales, como los reales, están para pasar por allí en busca de alguien para una conversación rápida (pregunta-respuesta). En el foro (espacio real, abierto) se toma contacto. Si lo que queremos es trabajar, entramos al taller, nos sentamos y construimos juntos.

Page 1 of 2

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén