Las mujeres elegantes no son normales.

mama4 PRUEBA 2Cuando hace unos meses un amigo cumplió  40 años, lo primero que pensé fue: “ya puede ser una mujer elegante” .

Porque solo se puede ser elegante a partir de los cuarenta, antes puedes ser glamurosa, pero no elegante. Eso leí en un libro muy divertido, hace mucho tiempo, y me pareció una afirmación muy acertada. Aunque entonces no veía todas las lecturas que se pueden hacer de ese “ser una mujer elegante”. Por ejemplo, que un hombre también puede “ser una mujer elegante”.

Creo que ser una mujer elegante tiene que ver, un poco, con lo más superficial de la apariencia (que no es que sea superficial, pero eso sería otro post). Y que tiene mucho que ver con la relación construir/descubrir. En la línea de “lo que hicimos con lo que hicieron de nosotros”.

Creo que tiene mucho que ver con cómo vives. Cómo te mueves y qué cosas te emocionan en ese cambiar el mundo sin conquistar el poder. Construir el mundo tu medida y construirte tú, a tu gusto. Vamos, que tiene mucho que ver con ser un poco hacker (o mucho).

Cuando hace unos días vi la película “Requisitos para ser una persona normal“, me di cuenta de que “ser elegante” es justo lo contrario de “ser normal”.

Ser elegante es vivir felizmente libre, algo realmente difícil, quizá por eso hay tan pocas mujeres elegantes y tanta gente normal.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *