El tema de la cooperativa como forma jurídica es una tema que me ronda, sin proponérmelo, desde que empecé con este ensayo y error empresarial.De forma recurrente, cada cierto tiempo, aparece la cuestión o la posibilidad de formar una cooperativa.

Aunque la ley ha cambiado, un poco, las características de las cooperativas de trabajo asociado son las mismas que cuando pregunté por primera vez. Aquí, aquí y/o aquí se pueden ver las condiciones, los pros y los contras, …

Lo que cambia, o lo que siempre me cuestiono es ¿Cómo quiero que sea la cooperativa en la que yo participaría?.

Lo que  a mi me interesa es qué pasa en la cooperativa. Como se organiza por dentro para que sea un ambiente para que pasen cosas. Cosas como que dos empresasias-artesanas puedan iniciar un nuevo proyecto juntas y por el camino implicar a otras, haciendo un proyecto en el que todos los implicados  invierten recursos y del que todos aprenden y sacan beneficios según un reparto y un acuerdo.

O cosas como encontrar las personas que necesitas para hacer frente a una tarea concreta que se te ha ido de las manos. Porque hay una lista de gente con determinadas habilidades a la que puedes recurrir.

O cosas como poder facturar tranquilamente, salir del anonimato que te da trabajar sola en casa, quedar de vez en cuando para una reunión de trabajo interno de manera que no tengas que tomar tu sola todas las decisiones empresariales

En fin una red profesional bien identificada y compacta, con amplios contactos fuera.

Y esto así, a grandes rasgos, tengo una lista de cosas que ese ambiente propicio podría provocar, amparar y promover