En torno al matrimonio. 1717

Mientras consulto cartas dotales y testamentos me encuentro otros documentos tanto o más interesantes.

En este caso la anulación de una promesa de matrimonio. Me resulta curiosa y muy interesante.  Curiosa por ser la única que he visto, aunque puede que haya otras y no me haya percatado, pero entiendo que no debe ser muy frecuente, porque tampoco había oído hablar de este tipo de documentos. Interesante por cuanto nos asoma  la intimidad de la familia, la historia de las mujeres, las relaciones sociales concretas de las familias (o de los matrimonios), con sus parientes y sus vecinos, desde una aproximación micro-histórica.

Protocolo de Escrituras Públicas de Joseph Sirera Maior. Novelda, 1717
Folio 6.

Apartamiento de Palabras de Cassamiento

En Novelda a los veinte y cinco dias del enero de mil setecientos y diez y siete años Josepha Maria Ayala donzella hija de Jh En presencia de sus Padres dice que se desiste y retracta de la Palabra de Cassamto tiene dada a Manuel García hijo de Jh Como si tal no huviere passado el qual qo diçe asimismo que se desite y aparta de aquella y para que conste me requieren ami el Esccno les— esca publica y no lo firmaron porque dijeron no saber firmo un testigo que lo fuera Pedro Cazorla y Jh Penalba de Joseph de Novelda

Existen pocos documentos de este tipo ¿es porque se deshacían pocos noviazgos o porque no pasaban ante notario algo tan “personal”?

Puesto que las cartas dotales parecen, con frecuencia, un contrato, usando formulas como “Sepase por esta carta como nosotros (…) Dezimos: que a servicio de Dios Ntro. Sr. y con su gracia havemos tratato de que (…) case en paz y bendición de la Sta Madre Yglesia con (…)”

Debemos suponer que los Ayala y los García ya tenían tratado ese matrimonio. Existía una promesa de matrimonio. Y si la escritura pública es necesaria para anularla, es porque esa promesa implicaba una serie de acciones que ya debían haberse puesto en marcha.

Y lo que más me intriga, la historia que hubo detrás y que nunca sabré. Como se hizo y se deshizo ese noviazgo.Y sobre todo, por que queda tan claro que es ella, Josefa, la que se aparta de la palabra dada; no es un acuerdo entre los novios, ni una decisión de los padres de una u otro. Ella parece tomar la iniciativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *