Sonia Beltran

ensayo y error de una profesión

Cultura popular. Gastronomía

Esta es la historia de como las recetas tradicionales volvieron a mi casa.

terminando los polvorones

terminando los polvorones

Mi madre (Reme) es nieta de panaderos y gran aficionada a la repostería tradicional, pero mi abuela (Remedios, cuya foto preside este blog) no tenía entre sus pasiones la cocina o la repostería (aunque como muchas mujeres de su generación se ocupó de la cocina con maestría hasta el último día). Supongo que por eso ciertos sabores que mi madre recordaba de su niñez no estuvieron presentes en la mía.

fotocopia del cuaderno de Carmen y anotaciones Reme

fotocopia del cuaderno de Carmen y anotaciones Reme

Pero a fuerza de conversaciones con amigas mi madre consiguió las recetas de polvorones, manteacaos, toñetes fines, almendraos y rollos de vino.

 

La tía (Carmen) de una amiga suya (Mª Jesús) había registrado por escrito estas recetas, supongo que debió reconocer el valor de este conocimiento y no confió demasiado en poder transmitirlo oralmente. Ahora las copias de aquel cuaderno de recetas circulan alegremente entre amigos y conocidos, extendiendo .

Ahora con algunas anotaciones de mi madre, sobre la temperatura del horno o que ella usa harina integral.

Es más, vamos camino de instaurar una tradición familiar con respecto a estas recetas. El segundo o tercer domingo de Adviento, mi madre prepara todas estas recetas. Normalmente acompañada de su nieto mayor (Pablo) mientras mis hermanos (Silvia y Jorge) y yo pululamos por la cocina.  El resultado son varias cajas llenas de pastas que durarán hasta enero.

transmisión de cultura popular

transmisión de cultura popular 2012

Después mi madre hace algunos paquetitos con una muestra de todos estos dulces y los reparte entre familia, amigos y conocidos; en primer lugar para su amiga, heredera directa de las recetas.

Y en este reparto y comparto de pastas tradicionales hechas en casa siempre hay alguien que pide la receta; así se va distribuyendo, y supongo que modificando, este saber. Manteniendo viva y, por tanto dinámica, una parte de la cultura popular.

 

 

Previous

Proyectos espejo y el miedo al éxito

Next

Típico o histórico ¿hay que elegir?

2 Comments

  1. sonia tenemos que hacer una jornada de intercambio de madres y recetas.. jaja! la mia se ha abandonado a los robots de cocina pero tiene una libretita con anotaciones a mano de cosas que están muy buenas.. hay un brownie que solo sacamos en ocasiones especiales ;D. ahí lo dejo..

    • Imagen de perfil de admin

      seria todo un acontecimiento, encuentro de madres-recetas: usos y costumbres jajaja
      todo es proponerselo

Deja un comentario

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén

Abrir la barra de herramientas