O también podría titularse “Carrera, profesión, oficio II. Lo que se supone que puedes hacer cuando te licencias”. Esta vez en Publicidad y Relaciones Públicas.

Hace cosa de tres o cuatro años un par de amigas y yo, incitadas por un tercero, todos compañeros de Facultad, tuvimos la genial idea de crear una empresa de comunicación. Darle forma a la idea nos llevó mucho tiempo, y creo que nunca llegó a ser definitiva. En parte porque teníamos más intuición que experiencia sobre lo qué queríamos hacer, lo que podíamos hacer y cómo podíamos hacerlo. Por lo que hemos tenido años de largas conversaciones, imprescindibles para crear comunidad y de ahí construir nuestra empresa. Conversaciones para un rediseño continuo que nos hizo aprender y que son la esencia de nuestros trabajos (la mayoría de las veces por separado).

Rescato ahora ideas que tuvimos claras desde el principio, aún cuando no sabíamos como hacerlas posibles. Ideas que han permanecido latentes, quizás las traíamos de casa, y han visto la luz en los diferentes oficios de cada una ejerce ahora.

“Aspiro a que mi trabajo sea bueno, que aporte un beneficio, no solo económico, al cliente y a la sociedad. Que valga la pena hacer lo que hago.”

Y explicábamos nuestro servicio así, gráficamente. Para poder ver dónde queríamos estar y qué queríamos hacer. Eso tenía que ayudarnos a encontrar las palabras que nos describieran. Pero no las encontramos, quizás porque usar esas palabras en contextos empresariales nos sonaba extraño. Y nos sonaba extraño, quizás, porque el mercado era un extraño al que nos teníamos que acostumbrar.

servicio-enclau-001 Acompañar al cliente a repensar su empresa. Puede resumirse así. Así lo digo ahora trabajando con otros. Porque como digo, ahora cada una tiene su oficio.