código abierto de Relaciones Públicas (o Relaciones Públicas para el cambio social II)

Alguien me dijo una vez que esto de las Relaciones Públicas era un oficio, que se aprende viendo a otros trabajar y practicando, claro. En esto de los oficios hay un saber hacer, un aprender construyendo sobre el saber de otros y un construir otros saberes, que me interesa del artesano y del hacker.

El artesano, como el hacker, combinan un hacer lo que te gusta, como quiero hacerlo, (una vida apasionada) y obtener satisfacción, aprendizaje y dinero (vivir de lo que te gusta).

Si me entiendo como artesana de las RRPP del siglo XXI, de alguna manera, entiendo las RRPP como un software, que puede ser libre; como una construcción p2p. Y me veo aportando al procomún proyectos seductores en los que los colaboradores quieren trabajar porque en ellos pueden desarrollarse.

En breve impartimos un curso en el que compartimos la experiencia y la metodología empleada en la activación y asesoramiento de otros emprendedores. Concretamente queremos explicar, compartir y abrir lo que nosotras hemos aprendido y que tan buenos resultados ha dado (a nosotras y a otros). Este es un proyecto realmente seductor, tanto la materialización en talleres como las reflexiones que se gestan detrás.

En paralelo presentamos una comunicación al Congreso Internacional de Investigadores en RRPP. En la que explicamos ciertas habilidades que consideramos imprescindibles para hacer RR.PP. , al menos las Relaciones Públicas que a nosotras nos gusta hacer y que hacemos , persona a persona. Y explicamos los conceptos clave que usamos para contar este oficio nuestro.

¿Estamos liberando software de RRPP?

Que estamos aportando al procomún está claro y lo hacemos con esa misma filosofía del software libre. Queremos rentabilizar nuestro esfuerzo investigador, pero no vivir eternamente de la renta de este conocimiento. Que es propio, sí, pero que bebe del conocimiento de otros. Tampoco compartimos desde una generosidad, mal entendida, que no da el ciento por uno.

Lo que no está tan claro es cómo de útil les será a otros y/o en que disciplina inscribir esos aportes. Si esta aportación al procomún se inscribe dentro de la disciplina de RRPP o no, es algo que no tengo tan claro. Pero como, constantemente hablamos de esa imprescindible redefinición del oficio de RRPP, creo que más bien sí. Creo que desde la Ruta Artesana estamos aportando valor a la profesión de RRPP. Estamos liberando formas de hacer RRPP en el siglo XXI. Creación y fortalecimiento de redes profesionales de colaboración; la importancia de lo concreto, de saber que se trabaja con persona reales y no con públicos imaginados;  la utilidad de narrarse, conectar y conversar.

En el caso de las habilidades y conceptos de RR.PP. presentadas al Congreso, de lo que se trataba era de exponer nuestras reflexiones y escuchar lo que otros tenían que aportar. Creo que no aprendí mucho, la verdad, no creo ser mejor RR.PP. ahora que se (con datos meticulosamente recogidos) que ciertas empresas e instituciones usan un modelo de RR.PP. unidireccional. Y esto por que tampoco sé el por qué de usar ese modelo y no otro, así que tampoco puedo valorar las conclusiones que se expusieron (pero ese es otro tema).

Los modelos de RRPP explican cuatro formas de actuar de un profesional, pero en muchos casos se convierten, casi, en técnicas comunicativas aplicables en momentos puntuales de una campaña. La filosofía que inspira a una organización a optar por una política de comunicación basada en uno de esos modelos es lo interesante. Saber quién y cómo se construye esa filosofía. Saber si está directamente relacionado con el trabajo de un profesional de Relaciones Públicas, son los debates que hubiera querido escuchar.

El retorno que recibimos y percibimos

El primer retorno que obtenemos en ambos casos es el reto de enfrentarnos nosotras mismas a nuestras reflexiones y métodos, para ser capaces de mostrarselos a otros. La revisión necesaria de los materiales es ya un avance. Una vez expuestos, casi cualquier comentario es un retorno; un caer en la cuenta de puntos fuertes y débiles, de nuevos caminos, de posibles metas.

Con respecto a los métodos para activar persona y saberes. Compartir el método con otros formadores, que trabajan en contextos distintos, con públicos distintos amplía las posibilidades/ potencialidades del método y del taller. Quien lo aplique en otro territorio y, sobre todo, en otro contexto estará

  • poniendo a prueba el método,
  • detectado lagunas,
  • inspirándose para crear variantes, ideando innovaciones; creado una versión nueva, para personas reales en contextos reales.

Pero sobre todo lo estará impartiendo de una forma distinta a nosotras, porque esto es un servicio y es artesanal, no hay dos iguales. Y al mismo tiempo puede necesitar de nosotras en puntos concretos o en todos. Es decir, se están creando redes (y nos puede contratar XD).

Personas concretas en contextos concretos pueden querer, o necesitar, aplicar alguna técnica en concreto o la filosofía en general, sin llegar a ejecutar el taller piloto que ideamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *