Sonia Beltran

ensayo y error de una profesión

Category: otros intereses (Page 1 of 3)

¿ahora somos de Hufflepuff?

bufanda-hufflepuff-libro

hay que ser muy fiki, lo sé. Pero también muy elegante, reconocedlo. Esta no es una bufanda industrial, del montón, de las que venden en cualquier tienda muggle friki, normal y corriente. Con su marca registrada y su escudo bordado, pero industrial al fin y al cabo.

Esta es una autentica bufanda de Hufflepuff, es de verdad.  Esta hecha sin usar casi nada de magia.

Tomando la de Scamander como modelo, he buscado la lana adecuada (la combinación de lanas en este caso) y he tejido durante semanas una bufanda única.

Alcalá de los Gazules

¿Qué hace la Cruz de Malta en una casa de la subida a la iglesia de San Jorge en Alcalá de los Gazules?

 

 

que puede querer un niño de 5 años …

marioneta_fantasma

Estrenant mocador

mocador-reypaixaro

a la festa del Rey Paixaró

Cooperativas posibles

El tema de la cooperativa como forma jurídica es una tema que me ronda, sin proponérmelo, desde que empecé con este ensayo y error empresarial.De forma recurrente, cada cierto tiempo, aparece la cuestión o la posibilidad de formar una cooperativa.

Aunque la ley ha cambiado, un poco, las características de las cooperativas de trabajo asociado son las mismas que cuando pregunté por primera vez. Aquí, aquí y/o aquí se pueden ver las condiciones, los pros y los contras, …

Lo que cambia, o lo que siempre me cuestiono es ¿Cómo quiero que sea la cooperativa en la que yo participaría?.

Lo que  a mi me interesa es qué pasa en la cooperativa. Como se organiza por dentro para que sea un ambiente para que pasen cosas. Cosas como que dos empresasias-artesanas puedan iniciar un nuevo proyecto juntas y por el camino implicar a otras, haciendo un proyecto en el que todos los implicados  invierten recursos y del que todos aprenden y sacan beneficios según un reparto y un acuerdo.

O cosas como encontrar las personas que necesitas para hacer frente a una tarea concreta que se te ha ido de las manos. Porque hay una lista de gente con determinadas habilidades a la que puedes recurrir.

O cosas como poder facturar tranquilamente, salir del anonimato que te da trabajar sola en casa, quedar de vez en cuando para una reunión de trabajo interno de manera que no tengas que tomar tu sola todas las decisiones empresariales

En fin una red profesional bien identificada y compacta, con amplios contactos fuera.

Y esto así, a grandes rasgos, tengo una lista de cosas que ese ambiente propicio podría provocar, amparar y promover

Preparando una fiesta muy importante

esas cosas que hacen las madrinasrecordatorioscomunionpablo

Preparant Sant Jordi

santjordi-0 santjordi-1

 

 

Las mujeres elegantes no son normales.

mama4 PRUEBA 2Cuando hace unos meses un amigo cumplió  40 años, lo primero que pensé fue “ya puede ser una mujer elegante” .

Porque solo se puede ser elegante a partir de los cuarenta, antes puedes ser glamurosa, pero no elegante. Eso leí en un libro muy divertido, hace mucho tiempo, y me pareció una afirmación muy acertada. Aunque entonces no veía todos las lecturas que se pueden hacer de ese “ser una mujer  elegante”.

Creo que ser una mujer elegante tiene que ver, un poco, con lo más superficial de la apariencia (que no es que sea superficial, pero eso sería otro post). Y que tiene mucho que ver con la relación construir/descubrir. En la línea de “lo que hicimos con lo que hicieron de nosotros”.

Creo que tiene mucho que ver con cómo vives. Como te mueves y qué cosas te emocionan en ese cambiar el mundo sin conquistar el poder. Construir el mundo tu medida y construirte tú, a tu gusto. Vamos, que tiene mucho que ver con ser un poco hacker (o mucho).

Cuando hace unos días vi la película “Requisitos para ser una persona normal”, y me di cuenta de que “ser elegante” es justo lo contrario de “ser normal”.

Ser elegante es vivir felizmente libre. algo realmente difícil, quizá por eso hay tan pocas mujeres elegantes y tanta gente normal.

 

en el taller

belen-tallerbelen-talles-detalle

La transgresión de la Navidad

NavidadPara ser eficiente en un oficio que se mueve por impulsos (proyectos) es imprescindible hacer coincidir los esfuerzos. Pero también es inevitable, siendo Relaciones Públicas, encontrar relaciones; esa es nuestra deformación profesional. Y al final todas las pasiones se encuentran.

Conocer y acercar la cultura popular valenciana es uno de los fines de la Asociación Cultural a la que pertenezco y la investigación histórica camina entre la profesión y el ocio. De modo que estar metida de lleno en la recuperación de la fiesta del Rey Paixaro en Novelda, no es extraño.

Leyendo y hablando sobre este personaje (y otros similares) y sobre las fiestas de invierno en general, con frecuencia sale a relucir la Navidad como una imposición de la Iglesia, y no tanto como una fiesta más del invierno que se añade a las ya existentes (Saturnales); que sin duda debieron sustituir a las precedentes (las celebraciones de las religiones naturales).

Sin duda, las más antiguas tienen una vinculación directa con el fuego-luz, en las religiones oficiales se aparece el cambio de roles y la libertad (durante las Saturnales los siervos comían con los señores).

Las celebraciones que han llegado hasta hoy están en muchos casos carentes de significado. No tanto por su evolución o adaptación a los tiempos o a los poderes. Si no por que surgieron en unas culturas muy vinculadas a la naturaleza y su ritmo, y en unas sociedades muy encorsetadas en las que la autoridad y el poder residía en unos pocos y no se discutía.

Era, por tanto, casi imprescindible dar cierto margen para la liberación de las formas y las emociones. Los personajes que dan nombre a estas fiestas y que son autoridades efímeras, representan la parte más burlesca de esta fiesta. No sólo usurpan la autoridad por un día al vestirse como tal, con coronas de papel …, siendo esto una burla del poder. También son objeto de esa burla y humillación para divertimento (y liberación) del pueblo llano, normalmente sometido.

Visto todo esto, debo decir que no me extraña que el nacimiento de Jesucristo se celebre en estas fechas. No sólo por su relación con las fiestas de la luz, como exponía mi libro de texto de Religión Católica.

Sin mucho esfuerzo hago una relación entre esos cambios de roles y la liberación que anuncia la Navidad. Creo que la Navidad tiene que mucho de transgresión. La transgresión que supone que Dios sea un bebé y no un ser terrible que lanza rayos desde el cielo; que el Rey de reyes no nazca en un palacio si no en una cuadra.

Por ese cambio de roles, esta vez definitivo, que anuncia la Navidad y que tan poéticamente expresó San Lucas:

Derriba a los poderosos y ensalza a los humildes.

A los hambrientos los llena de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Lucas 1, 52-53

Eso celebramos en Navidad, coincidiendo con el solsticio de invierno y con el folclore que hemos heredado, que “amanece para el mundo el día de la salvación”.

Page 1 of 3

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén

Abrir la barra de herramientas