Sonia Beltran

ensayo y error de una profesión

Category: Cultura y Comunicación (Page 1 of 3)

Soñando mapas

Un mapa para para mi investigación

1719_comarca_medio-vinalopoAl principio pensaba lo bonito que sería tener un mapa tridimensional de la Novelda del XVIII en la que vas viendo aparecer las casas y esos edificios singulares (hornos, molino, herrería, ermitas, …) formando las calles, los campos y caminos trazando el paisaje…

Leyendo los documento originales estas realidades se construían en mi imaginación como los creditos de inicio de Juego de Tronos.

Ahora que el doctorado me lleva a visitar los archivos de la comarca y que me pregunto con frecuencia la utilidad de la investigación y su conexión con mi trabajo. Y, sobre todo, al ponerme en contacto con la lsi de la UA para terminar de desarrollar esa base de datos, junto a mi hermana me puse a imaginar funcionalidades de la aplicación-BD. Entonces el mapa se volvió multifuncional.

Me imaginaba las relaciones entre los fondos históricos que se guardan en los archivos municipales y las localidades a las que se refieren.

Veía las realciones que establecieron las personas como trazos dibujados en un mapa dinámico que cuenta historias.

Historias del siglo XVIII y del XXI conversando.

Gestión artesana del patrimonio

Mientras Laura asiste al congreso de GC Mapeando Realidades , yo enseño a mis compañeras de lli i llana a usar wp y que la vida de esa web (como la de la asociación) esté distibuida y sea así más resiliente. Coincidencias

Que cada socia sea Autor en la web es ambicioso, pero viable. Responde a un objetivo claro; hacer cultura. Y ese objetivo creo que viene de unos genes hackers en el origen de la asociación. Una versión hacker de la cultura y su gestión. Veremos que pasa

baile_y_mapaAhora es más posible recolectar conocimientos entorno a la cultura popular del Medio Vinalopó, en general, y su historia de los bailes tradicionales, en particular.

Había que conseguir una herramienta adecuada para que no se pierda, para que se conecte y crezca. Para que se vea el valor y ello despierte la conciencia de nuestro propio valor como sujetos de la cultura.

Y además para escribir nuestra historia. La crónica de cómo y por qué nos embarcamos en determinados proyectos. Imprescindible romper la brecha digital.

Siento que somos creadoras, conservadoras y divulgadoras de cultura. Sin duda somos agentes culturales.

Nuestra investigaciones son informales, con una escala diminuta. Fragmentos de otras conversaciones. Recuerdos que te asaltan sin pretenderlo o descubrimientos casuales que te hacen querer tirar de ese hilo.

Los ensayos son nuestra cotidianidad. Fiestas y espectáculos, lo más divertido y lo más visible. Pero también queremos saber más sobre la música y el baile, queremos bailar más y mejor, conocer y recrear la indumentaria.

Desde la asociación lo hacemos porque, de alguna manera, nuestra pasión es ese patrimonio.

Compartir todo eso de diferentes manera y en diferentes formatos, es nuestra gestión del patrimonio. A pequeña escala. Lo buscamos, conversamos sobre él, lo usamos y lo compartimos. Para que forme parte de la vida de las personas. No resultaría difícil mapear esa realidad.

La artesanía como contracultura ¿que artesana eres?

Siguiendo con el post de la semana pasada y el estudio sobre la artesanía del siglo XXI que hace JC Santos me preguntaba ¿qué clase de artesana soy?”

“… la artesanía también es un concepto polifacético, con significados y valores diferentes para cada grupo de consumidores”

Esto es importante, entre esa masa de consumidores está nuestro cliente ideal. Aquel que dibujábamos, con un nombre y una forma de peinarse muy concreta, y que se parece a un famoso. Esa persona que está dispuesto a pagar por nuestro producto, porque lo aprecia, aprecia nuestro trabajo.

Santos hace una división de la artesanía actual diciendo que, esa “búsqueda de un modelo alternativo” que es la artesanía, se orienta desde dos actitudes opuestas:

A) mirando al pasado con nostalgia

B) mirando al futuro con osadía

ArtesaniasLa primera engloba dos conceptos muy distintos de artesanía, la artesanía folclórica, cuyo máximo exponente son los mercados medievales donde se vende de todo menos medievo. Y la artesanía suntuaria, con influencia en el mundo de la moda.

La segunda actitud ante la artesanía la componen un concepto de “artesanía informal” muy vinculado al movimiento DIY (hazlo tu mismo) enfrentada a la sociedad de consumo. Y una “artesanía contemporánea, caracterizada por un elevado nivel conceptual de diseño”. Aquí entraría todos los artesanos-diseñadores-artistas, que tiene un concepto muy definido en sus creaciones (a base de pensar, investigar y probar sobre una idea), y que son super-expertos porque dedican mucho tiempo a perfeccionar una técnica sin dejar de experimentar (probar materiales, mezclar técnicas, …)

El gráfico es genial, lo pongo porque permite hacer un ejercicio muy interesante: responder a la pregunta ¿que tipo de artesana eres?

Es decir ¿en qué lugar de esa gráfica estas? además de colocarte en un cuadrante, puedes especificar cómo de cerca estás de la gama alta o baja, de la tradición o de la innovación. Es un ejercicio difícil, mi ideal es esa artesanía que mira al futuro con osadía, en la artesanía contemporánea, y lo más cerca de la gama alta. Pero mi realidad es que solo para algunos proyectos estoy ahí en general me muevo en el área de la innovación peor bastante cerca del centro.

¿y tu?

Pasión artesana

Sin nombreLa artesanía es una constante en nuestro trabajo. Ese saber hacer y ese sello personal que imprimimos a lo que hacemos nos define como profesionales y, a mi, me gusta pensar que hago un trabajo artesanal cuando hago relaciones públicas o cuando alguien me pide consejo.

Por eso me interesó tanto el articulo de Juan Carlos Santos “ Artesanía, lujo y fast-fashion”. Aunque Santos es analista de tendencias y experto en moda, está muy lejos de la frivolidad que siempre se achaca a este mundo.

En el artículo, entre otras cosas, disecciona el concepto artesanía y lo explica en detalle. Lo que me permite verlo con más claridad, pensar en cómo hago mi trabajo, qué clase de artesana soy.

Empieza explicando que la artesanía está ” Asociada, generalmente con la producción manual a pequeña escala, la artesanía se sustenta sobre unos valores más humanos, sotenibles, creativos y respetuosos con la tradición local, configurándose como un campo de experimentación emocional, simbólica y sensorial privilegiado para la exploración de nuevos imaginarios que recuperen la armonía, la autenticidad y la escala humana perdidas con nuestro modelo de desarrollo actual”

Creo que la cita no tiene desperdicio. Pero, aún así, no he podido resistirme a poner negritas. Para destacar todo ese potencial de la artesanía.

tres claves fundamentales de la artesanía:

1. en qué se basa, de dónde surge, cómo se sostiene,” valores más humanos sotenibles, creativos y respetuosos con la tradición local” es decir en las personas y su entorno

2. qué es, cuál es su esencia, por qué existe “campo de experimentación” un entorno propicio para el ensayo/error, para atreverse a hacer cosas que no has hecho nunca, que no has sentido nunca, que nos has visto nunca. Un laboratorio para probar y probar mientras vas descubriendo.

3. para que sirve, por qué es útil “nuevos imaginarios que recuperen la armonía, la autenticidad y la escala humana.”

Todo esto tiene mucho que ver con la Ruta, con cómo surgió, cómo se esta desarrollado y lo que podría ser. Porque tiene mucho que ver con nuestra forma de emprender y de hacer RR.PP. Y cómo queremos seguir haciendo nuestros proyectos.

Preparant Sant Jordi

santjordi-0 santjordi-1

 

 

Los ajuares nupciales en la Novelda del siglo XVIII

Una aproximación a todo ese mundo de objetos, personas, relaciones y formas de vida que esconden los documentos del pasado. Los ajuares son la punta del iceberg de toda la documentación que nos acerca a la vida cotidiana en el XVIII.

cuentan-los-Ajuares_00Diapositivas que ilustran la charla “Ajuares nupciales en Novelda a principios del siglo XVIII” VI Jornadas de la Ilustración, Novelda 2015.

Y aquí la charla que Noveldadigital a compartido en su canal de YouTube

La investigación se vuelve más oficial

Congreso Virtual Historia de las Mujeres.

20151112_135015El pasado 15 de octubre participaba por primera vez en un congreso virtual. Hasta ahora había asistido a congresos, jornadas y seminarios más o menos enlazados a la redes sociales o similares, pero no a un congreso totalmente virtual.  Y tengo que decir que la experiencia ha valido la pena.

La principal motivación: conseguir una publicación para mi investigación de las dotes del siglo XVIII. Ya que el congreso se centraba en la Historia de la mujeres, y puesto que las dotes suponen una fuente directa para su estudio y el estudio de la vida domestica, es un estudio de la vida de las mujeres, mi interés estaba más que justificado.

Había además cierta curiosidad por saber como se llevaba a cabo un Congreso con este formato.

Todos los interesado en participar pagamos la misma cuota de inscripción y teníamos la misma fecha de entrega de nuestras comunicaciones. Desde día de inicio del Congreso, teníamos acceso a la plataforma donde leer todas la comunicaciones presentadas y donde nos esperaba la calurosa bienvenida de los organizadores. Esta plataforma tiene un apartado de Foro donde los participante hacían sus comentarios y preguntas, hablaban con otros investigadores, … durante los quince días siguientes.

Y ayer precisamente recibí en casa mi certificado de participación y el CD con todas la comunicaciones, que también están disponibles en la web de la Asociación

Desde aquí mi enhorabuena y agradecimiento a la Asociación de Amigos del Archivo Histórico Diocesano de Jaén 😉

Jornadas de la Ilustración

040328 FR Casa Museo Modernista 04El próximo martes participo en las Jornadas de la Ilustración de Novelda, que cada año organiza la Asamblea Amistoso Literaria, con una conferencia sobre los ajuares “Los ajuares nupciales en la Novelda del s.XVIII” (que luego compartiré por aquí). Con la intención de mostrar como los ajuares no solo enumeran objetos, si no que nos hablan de la necesidad y uso de los objetos y, de algún modo, de las  personas que los poseyeron.

De modo que me encuentro completando y ampliando lo ya escrito con infografías, fotos de azulejos y detalles de cuadros

 

 

Reconstruir el vestido y alguna reflexión

A partir de la investigación y del gusto por recrear el vestido del XVIII, mezclado con el interés por el folcklore y lo que éste nos permite hacer con la historia.

Costuras, patrones y otros dilemas

20150820_162431Mi proyecto para este final de verano es un justillo. Concretamente ser capaz de obtener un patrón que me sirva (y me guste) para poder hacerme, más adelante, un justillo.

Me prestaron un patrón y me puse manos a la obra. Después de mirar y remirar incontables fotos de reproducciones y originales. De buscar patrones de justillos y de ver tutoriales de “body jacket” y “robes a l’anglaise”.

Es de agradecer la información que comparten en internet las aficionadas a la ropa histórica. Ya sea sobre aspectos generales o sobre detalles y trucos de costura, como este para tomar medidas o este para colocar las mangas. Es cierto que todas estas mujeres (investigadores-costureras) son anglosajonas y reproducen modelos de la moda anglosajona. Pero son modelos documentados en originales conservados en museos.

Por ahora no he encontrado nada parecido en español, salvo The Fanatical Seamstrees. Tampoco he buscado demasiado,

Sobre cómo recreamos el siglo XVIII a través del vestido, en fiestas locales o en los grupos de baile.

Observo básicamente tres dificultades:

La primera es la divulgación, la difusión, que no necesariamente son lo mismo. La divulgación supone “poner al alcance del del público algo“, pero debe tener un matiz de adaptación para hacerlo accesible, más allá de la difusión. Que quienes pretenden recrear un objeto histórico sepan a que atenerse, en estética como en materiales. (y poder siempre responder al como y al por qué). En cualquier caso no hay ni divulgación ni difusión si previamente no hay una investigación. Y estos tres elementos y/o tareas ¿quién las lleva a cabo?

La vinculación con el folcklore ha hecho que sean sobretodo grupos de baile, aficionados y alguna institución más o menos vinculada con el folclore quienes han investigado. En los historiadores encuentro (por ahora) los historiadores de la moda, que se ocupan de este fenómeno desde el siglo XVIII pero ya como fenómeno de la época industrial, o historiadores que se ocupan del vestido, pero que sobretodo prestan atención a la ropa de las élites, ya sea al vestido en si mismo, al adorno o a los tejidos y su producción.

La segunda, los materiales a nuestro alcance. Directamente relacionada con la anterior, porque parece imprescindible investigar y divulgar para conocer la estética y los materiales. Y así saber cuales elegir. Lo que me lleva a un verdadero dilema, no poder elegir los correctos. Y esto porque ya no se encuentran (no se fabrican o se fabrican con otras materias primas) o son inaccesibles (dificultad de encontrar proveedor o precios muy elevados).

Entonces, para recrear el siglo XVIII ¿que hacemos? ¿apostamos por la estética y sacrificamos la autenticidad de las materias primas? Imitaciones de tafetán y rasos de algodón.

En tercer lugar y en línea con lo anterior, un gran obstáculo es el mal gusto. Que siempre ha existido, pero ahora, con la oferta de tejidos y colores que la industria pone al alcance de todos (y aquí sí, de todos; porque los precios son realmente accesibles), ese mal gusto se hace aún más evidente, en una supuesta recreación del vestido del siglo XVIII.

abril y mayo

Dos meses sin publicar son muchos meses, incluso para mí, más ahora que creía haber encontrado la fórmula para no abandonar durante semanas el blog.

Este post es para demostrarme que han sido dos meses de los más productivo.

Una bases de datos

relacionesBD_1Que ha costado mucho de definir, en parte por la falta de tiempo para reuniones de equipo. Mi hermana es la experta en bases de datos, estamos conversando sobre esto desde el verano pasado, pero es difícil encontrar varias horas seguidas para dedicarle. Pero la conversación es interesante, las preguntas que me hace me ayudan a orientar la investigación y todo el proceso está dando para un post.

Por supuesto aún habrá que pulir a lo largo de la investigación.

Lo malo es que no acaba de salir todo lo bien que a mi hermana le gustaría, la transición de Acces a LibreOfficeBase parece que no es tan fácil como esperaba.

OuiShare fest 2015

EconomiaRed_2Toda una experiencia. Un festival de charlas, talleres, mesas redondas y entrevistas. No pudimos asistir a todas las que nos hubiera gustado, pero nos encantó la idea de los resúmenes ilustrados.

Lo que nos traemos es la conversación, la certeza de que estamos al principio y que todo puede ser, por lo seguramente no triunfará una sola forma de hacer economía colaborativa. Los principios es lo que tienen.

El alojamiento en una genuina casa francesa a través de Airbnb, Anne fue una anfitriona encantadora.

Y preparar este viaje me obligó también a repensar mi empresa, mis trabajos (sobretodo los últimos) y mis líneas a seguir. Todo eso no ha visto la luz, pero me ha tenido ocupada.

Rediseñar y aprender

GMás bien ha habido que empezar de cero, dejarme guiar por expertos y apostar por una intuición que me rondaba desde hacía tiempo.  Transformar una tienda tradicional de artículos para el baile y la indumentaria regional en una tienda on-line de complementos de moda tradicionales. Esto me ha quitado el sueño desde hace mucho y me lo sigue quitando de vez en cuando, peor cada vez menos.

Las pautas del programa despegue para Pymes de Rebeldes on-line y el curso Textos que venden de Laura Ribas; han sido clave.

Y estos últimos meses han sido intensos, en reflexiones y tareas. Y sigue en aumento.

Lo ball del Rey Paixaro. Novelda 1587

Publicada en el blog del gup de danses: la transcripción del “Procés criminal del Procurado de la Ilustrisima Senyoria de la Vila de Novelda contra lo magnific Alonso Dias. Per Governació de la vila” ; fechado el 6 de enero de 1587 descubrimos una tradición de época moderna, que seguro venía de antiguo y no sabemos en que momento se perdió. A ver si la recuperamos para 2016.

Queda leer con detenimiento el artículo de Biel Sansano y pasar algunas horas en el Archivo

Costura

costuraUna recién descubierta forma de relajarme, coser a máquina. Estos dos meses me han dado para hacer una camisa y empezar con una falda. Todo del siglo XVII.

 

 

Típico o histórico ¿hay que elegir?

Más reflexiones con respecto a los trajes típicos, regionales y demás indumentarias.

Para la inmensa mayoría de la gente es típico aquel traje que identifica a una comunidad (ya sea un pueblo o una región entera) y esa inmensa mayoría suele pensar que es típico porque en algún momento del pasado todas las personas de esa comunidad lo usaban en su vida diaria. Pero no necesariamente es así, el traje tradicional es

“invención del siglo XVIII que se entiende en el contexto del nacionalismo o en la definición de la identidad nacional de los pueblos, que trataba de averiguar los orígenes de la nación y encontró en las clases populares rurales la autenticidad nacional, lo que se convertiría en el arranque del folklore” (Puerta, R. 2006 : 275)

Y, sin embargo, ante una determina indumentaria, hay quien la identifica como propia, aunque no responda a ninguna época de su historia. Pero de alguna manera saben que representa al tipo, sea el tipo “valenciano”, el “fallero”, el “alicantino”, el “foguerer”, el “murciano”, el “huertano”, … (y así hasta el infinito)

El traje histórico es como dice Lliceras, aquel con el que se puede viajar en el tiempo a otra época y no llamar la atención.

Típico, para qué.

El traje típico cumple una función social muy clara, de hecho cumple dos. La primera la de representar a una comunidad, que ha construido o construye constantemente un imaginario para mostrar su identidad colectiva. Fiestas y ceremonias, lo correcto y lo incorrecto, lo autentico, … De alguna manera se convierte en un traje ceremonial:  en los actos en los que se celebra X, los participantes, los celebrantes, se visten con Y.

Y la segunda, la que cumple toda indumentaria, la que cumple la moda; reflejar el imaginario social de cada época. Ya que el traje típico está construido sobre el imaginario del momento, aun cuando busca inspiración en el pasado. A lo que hay que añadir, que a pesar de la uniformidad que buscan estos trajes típicos, los individuos suelen imprimir a la indumentaria sus propios gustos. Porque, una vez más, estamos hablando de vestido y con esto el ser humano no solo se cubre y se protege, si no que también crea una identidad. Y esta identidad social “marca nuestra relación con los demás (…) cuentan como somos o pretendemos ser“.

Por tanto la decisión de si hay (o creamos) el traje con el que nos vestimos de valencianos, de alicantinos, o de lo que sea, no es una frivolidad.

Novelda 2011

Ofrenda de frutos. Fiestas Patronales, Novelda 2011

El hecho de querer tener un traje para celebrar y demostrar que somos de un territorio, puede ser muy espinoso. Porque no se trata de la recreación de un hecho histórico, con mayor o menor rigurosidad, como puede ocurrir en Gettysburg o como pretenden las fiestas de Moros y Cristianos de Alcoy. Es, simplemente, celebrar que somos de aquí.

Decidir si ese traje responde a una reproducción, lo más fidedigna posible, de una época concreta o es una construcción ad hoc, es también una cuestión controvertida. Por que, ¿a qué época nos vamos a remontar para sentirnos auténticos? ¿cómo de rigurosos y exigentes vamos a ser con las recreaciones?

Típico, cómo.

En esta línea, pero siendo historicistas, la elección del siglo XVIII como época en la que fijarnos, es una tradición. Tradición heredada de los trajes típicos.

El siglo XVIII como inspiración principal para los trajes, pero con innumerables piezas del XIX, e incluso del sXX.

De alguna manera estaríamos manteniendo viva esa idea de “autenticidad” y folklore, de que la industrialización acabará con todo lo autentico, la idea de que las clases populares conservan la esencia de lo autentico.

Y si decidimos crear ese traje típico desde cero. Un traje para celebrar y no para reconstruir ¿a partir de qué criterios lo vamos a hacer?¿es imprescindible la historia? Llegados a este punto sería interesante poder responder al cómo y al por qué de nuestro traje típico.

Sea quien sea la persona (física o jurídica) que tome la decisión debe poder responder. Al cómo ha de ser, para que sea considerado representativo de nuestra comunidad. Y al por qué de esta decisión, y de cada uno de los elementos (por qué camisa y no jubón, por qué negro, por qué ese largo de la falda y no más corto o más largo)

Y en ambos casos se refuerza la idea de lo autóctono como diferenciador, aún entre localidades separadas por pocos kilómetros ¿El termino municipal como mapa del mundo?

 

En cualquier caso queda mucho por aprender de la Historia y de nuestras historias. Mucha difusión que hacer. Antes, durante y después de la construcción de todo esto.

 

Page 1 of 3

Powered by WordPress & Theme by Anders Norén

Abrir la barra de herramientas